Durante los últimos años, los sistemas de CCTV o Circuito Cerrado de Televisión se han consolidado como los sistemas de disuasión y prevención más efectivos. La instalación de cámaras de vigilancia crece contínuamente en todas las comunidades de vecinos y garajes para evitar robos y actos vandálicos.

Las cámaras de seguridad cumplen una función disuasoria y está demostrado que con su instalación, los incidentes bajan, además de mejorar el mantenimiento de las zonas comunes de la finca y los problemas de convivencia entre los vecinos.

La videovigilancia se ha consolidado en los últimos tiempos como el sistema de disuasorio por excelencia, contribuyendo a desalentar comportamientos criminales e incivilizados y a disuadir actos vandálicos y antisociales. Su utilidad no reside sólo en la prevención, sino también en la ayuda a la investigación de delitos y a facilitar una mejor respuesta por parte de las Fuerzas de Seguridad del Estado.

La instalación de un circuito cerrado de televisión debe realizarse por parte de empresas expertas, autorizadas y homologadas, ya que de no cumplir con la legislación vigente, la comunidad de propietarios se expone a sanciones, especialmente por no cumplir con la Ley Orgánica de Protección de Datos.

  • Adaptación a L.O.P.D.
  • Bajo mantenimiento.
  • Grabación de imágenes en central.
  • Mínimo coste de instalación.

circuito cerrado de televisión