La calefacción central en las comunidades de vecinos, tal y como la conocíamos hasta ahora, es historia. Según dicta la Directiva Europea 2012/27/UE de Eficiencia Energética, a partir del 1 de enero de 2017 todas las viviendas en las que exista calefacción individual deben contar con contadores individuales de calefacción.

De esta manera, cada vivienda pagará en función de lo que consuma, y no un término fijo prorrateado. Esto supondrá un importante ahorro energético y económico. De hecho, según un estudio realizado por la Universidad de Alcalá de Henares, la medición individual de calefacción implicaría una reducción de 224€ de ahorro por familia española media y la disminución de un total de 2,4 millones de toneladas de CO2 al año.

calefaccion centralEl estudio, realizado para para AERCCA (Asociación Española de Repartidores de Costes de Calefacción), confirma que, entre las medidas para ahorrar energía en las instalaciones de calefacción centralizada, el más eficiente es el uso de repartidores de costes y válvulas termostáticas. También confirma que la adaptación de este tipo de medidas reducirá la emisión de gases de efecto invernadero una media de 61 toneladas de CO2 al año.

Desde AERCCA explican: ”El estudio demuestra la urgencia de adoptar medidas de eficiencia energética en España, como es el caso de la instalación de medidores individuales para calefacción y agua, y la eficiencia de estas medidas en términos de costes e impacto medioambiental. Los repartidores de costes de calefacción y válvulas termostáticas representan una medida asequible y eficiente para cumplir con nuestros compromisos como país y mejorar los hábitos de consumo de las familias españolas”.

Contadores individuales de calefacción central obligatorios

A día de hoy, todos los edificios con calefacción central deberían contar ya con contadores individuales en la calefacción. No cumplir este requisito, cuya responsabilidad de implantación recae directamente sobre los propietarios, está sancionado con multas que oscilan entre los 1.001 y los 10.000 euros.

La OCU estima que la instalación de los repartidores de costes y las válvulas termostáticas, junto con la derrama para adaptar las zonas comunes, supone un desembolso de entre 700 y 1.100 euros por vivienda, con lo que la inversión quedaría amortizada en aproximadamente 5 años.

Además, estos aparatos son muy sencillos y rápidos de instalar y no se requiere hacer ningún tipo de obra.

Por otra parte, cabe mencionar que los afectados son los edificios construidos antes de 1997, puesto que ese año se estableció la obligación de la medición individual de calefacción central para todos los edificios construidos a partir de ese año.

Así, en España, 1.7 millones de viviendas dotadas de un sistema centralizado de calefacción deberían haber instalado ya contadores de agua y calefacción o medidores individuales.

En Claser Facility Services ofrecemos servicios de mantenimiento integral para comunidades de propietarios. Puede encontrarnos en Avenida de Atenas 1, Centro Comercial La Tortuga, en Las Rozas, Madrid. También puede contactar con nosotros llamando al 91 727 43 10 o al 619 14 25 31 o enviado un mensaje a través de nuestra página de contacto.

2018-10-25T09:24:14+00:00